Vecinos de la preceptora asesinada en Villa Mitre sostienen que todo el barrio tiene miedo

vecinos villa mitre

Rosa Sulca (48) fue asesinada dentro de su domicilio. Hay cuatro personas detenidas. Los amigos de la docente confesaron sentir miedo de ser "las nuevas víctimas".

Inseguridad, falencia policial y denuncias cajoneadas, quizás esto haya sido el cóctel que desencadenó en la muerte de la docente Rosa Sulca. El pasado 28 de abril, Villa Mitre vivió el crimen más sangriento en toda su historia. El asesinato de la mujer provocó que los vecinos estallarán de bronca. Mientras algunos fueron a protestar a la comisaría, otros fueron a destrozar el frente de la casa de uno de los detenidos. El clima no volvió a ser el mismo. Ahora los vecinos denuncian tener miedo de ser "las futuras víctimas".

Los principales responsables son Claudia Flores e Ignacio José Ramón Heredia Chamorro. Ambos se encuentran detenidos pero no son los únicos implicados. Hay otros dos policías. Pero a eso hay que sumarle el accionar que tienen las bandas delictivas que operan en todo el barrio.

Por medio de una entrevista, cuándo le preguntan a Micaela Serrudo (vive enfrente de la Comisaría 4º) si es que se siente segura responde que "con miedo". Esa sensación parece abandonarla al recordar a su maestra de sexto grado en la Escuela Ejército Argentino: "Nosotros salíamos de la escuela en sexto grado, la esperábamos y veníamos caminando todos juntos. Es la mejor maestra que tuvimos, nos enseñó tanto y por eso es que se levantaron todos", expresó a Salta 12.

Sulca, de 48 años, no convivía con más personas. Sus padres fallecieron hace años y no tenía parientes cercanos. Pero en el barrio era muy querida, igual que en la escuela. El 28 de abril pidió ayuda al Sistema de Emergencias 911 diciendo que la estaban matando. Dos policías fueron a su casa pero como no respondía, se fueron. Su cuerpo fue encontrado al atardecer de ese día, por la insistencia de una vecina que llamó otra vez a la Policía.

Ni bien se conoció el asesinato, presuntamente a manos de la chica, del mismo barrio, y de un joven de 19 años, Micaela empezó a hacer publicaciones en Facebook reclamando justicia y denunciando la inseguridad en la zona, por la que responsabilizan sobre todo a la familia de la adolescente. Según los vecinos, esta familia se dedica a la venta de droga "desde hace años" y también roban y amenazan a los vecinos. Micaela y el presidente del Centro Vecinal de Villa Mitre, Sebastián Campos, aseguraron que hay más de 30 denuncias en contra del grupo familiar.

Haciendo un breve repaso, Serrudo denuncio que el 1 de mayo cerca de las 19, Heredia Chamorro y Flores fueron a la esquina de su casa, buscándola. Ella volvía de hacer compras, la mujer la reconoció y la señaló, entonces el hombre se acercó y le gritó: "Ya sé quién sos, te voy a cagar matando". Micaela llamó al 911 pero no obtuvo respuesta, así que avisó a Campos, quien a su vez llamó al comisario Guaymás. El hombre se apostó frente a la casa, justo donde está la Comisaría, y "hace el amague como que saca algo, como que está por disparar y se empieza a reír". Micaela guarda una fotografía del momento.

Micaela Serrudo pudo hacer la denuncia varios minutos después. Tuvo que esperar porque mientras esto pasaba, Flores estaba denunciándola a ella. Luego, cuando la joven terminó de hacer su denuncia, fue notificada de que se le prohibía "ejercer actos de violencia en todas sus manifestaciones", lo que, según le explicaron, comprendía sus publicaciones en redes sociales.

"Lo único que estaba pidiendo es justicia, porque acá todos los vecinos tienen miedo", remarcó al medio que pertenece a Página 12. Y agregó: "Por favor publique lo que les pasa a ellos pero que les borre el nombre porque le tienen miedo, porque saben este señor vende droga, la señora también y las hijas también, entonces todo el mundo les tiene miedo. A la noche que les patean las puertas, que se les meten a las casas, no es justo. Y que me quieran hacer callar a mí".

FUENTE: Que Pasa Salta